Por: Jorge Sánchez

La excandidata independiente a la presidencia, Margarita Zavala y el expresidente Felipe Calderón, el pasado 21 de enero presentaron ante el Instituto Nacional Electoral (INE) su intención de constituir a la asociación civil “Libertad y Responsabilidad Democrática” como un nuevo partido político nacional.

Según funcionarios del CEN del PAN, “México Libre” contará con el apoyo de personajes como Ernesto Cordero, exsecretario de Hacienda; Jorge Camacho, excandidato a la gubernatura de Guerrero; José Luis Luege Tamargo, extitular de Conagua; Irma Pía González Luna, exsubsecretaria de Segob; Miguel Ángel Toscano, exresponsable de Cofepris, y Eufrosina Cruz, exdiputada federal. A principios de enero de este año, circuló en redes un rumor que afirmaba que Felipe Calderón invitaría al excandidato a la presidencia José Antonio Meade a sumarse a su partido, sin embargo, esto no ha sido confirmado por fuentes oficiales.

Por parte del sector empresarial también se habla de un posible apoyo de los empresarios Claudio X. González y Alberto Bailléres del Grupo Bal.

Todo parece indicar que sí lograrán consolidar su asociación como partido, lo que inevitablemente nos lleva a preguntarnos ¿México necesita otro partido político?

Es probable que esto cause polarización, incluso es posible que la consolidación de México Libre colabore en dividir y fracturar al PAN aún más. Sin embargo, lo que no está en duda, es que en los partidos ya constituidos no hay en este momento, un líder importante visible, como innegable es la necesidad de que en México exista una fuerza opositora que contrapese las políticas del gobierno en turno así como del Congreso de la Unión, ya que está pintado del mismo color que el dirigente nacional.

La popularidad de los líderes de esta nueva fuerza de oposición, sería el factor clave que permita atraer y unificar a todos los votantes que no se sienten representados por el obradorismo.

Felipe Calderón ha sido visto como un adversario político por el obradorismo  desde la campaña presidencial de 2006, al grado de que organizaron una petición en la plataforma Change.org para que “se cancele” su nuevo partido. Sin embargo, los Calderón aún cuentan con el respaldo de un gran número de ciudadanos, la mayoría expanistas, que seguramente les darían un voto de confianza.

Las decisiones que han tomado el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador y los legisladores de Morena, no han sido del agrado de mucha gente y han provocado un descontento en varios sectores de la sociedad, lo cual hace que México Libre tenga la oportunidad de consolidarse como una fuerza política seria y como una alternativa a las políticas autoritarias del nuevo gobierno.

En momentos en los que un solo partido controla los poderes Ejecutivo y Legislativo federal, el surgimiento de un nuevo movimiento político con fuerza suficiente para contrarrestar el apabullante sistema autocrático que se quiere instaurar, es una buena noticia para la democracia.

La oposición es esencial para un gobierno bajo un régimen democrático…

«Lo impulsa ante sus negligencias, lo contiene ante sus excesos y lo guía ante sus extravíos. Lo ideal es tener buen gobierno y buena oposición. Lo catastrófico es que ambos sean pésimos»

José Elías Romero Apis

… hoy en día, esto último es lo que tenemos.

Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de apoyar el proyecto político que más nos convenza. Sin embargo, considerando la situación actual, es muy racional apoyar al opositor político que cobre más fuerza y nos dé la oportunidad de tener el contrapeso que tanta falta le hace a nuestro país.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *