Por: Jorge Sánchez

«Al margen de la ley, nada, por encima de la ley, nadie…» esta era una de las frases que comúnmente usaba el presidente Andrés Manuel López Obrador en campaña. Al parecer, esta frase sólo aplicaba para algunas personas y sólo en algunos casos.

El pasado 16 de abril, el presidente publicó en sus redes sociales un video en el que aparecía firmando un memorándum, el cual tenía como fin dejar sin efecto a la reforma educativa aprobada durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Como era de esperarse, las críticas de periodistas, politólogos, juristas y de la sociedad civil en general no se hicieron esperar. Y es que según las leyes vigentes que emanan de la propia Constitución Mexicana, el presidente de la república no tiene facultad para abrogar o derogar una ley mediante un decreto presidencial, ya no digamos un memorándum, esto solo es posible mediante una reforma constitucional que sustituya dicha ley, por lo que el memorándum del presidente no tiene ningún efecto legal.

Sólo en caso de emergencias, el Ejecutivo Federal tiene la facultad de expedir leyes que restrinjan las garantías individuales, según los términos previstos por el artículo 29 constitucional, y aún si fuera ese el caso, correspondería a la Suprema Corte de Justicia de la Nación revisar la constitucionalidad de las disposiciones emitidas por el presidente.

Después de todo el escándalo y las críticas en redes sociales, lejos de rectificar su error, el presidente defendió su decisión de firmar el memorándum, además de rechazar las críticas porque «sólo cumplieron la máxima del vasallo de obedecer y callar, ahora con un memorándum es un escándalo».

Es posible que López Obrador simplemente no estuviera enterado de que constitucionalmente no tiene la facultad de abrogar una ley, si este fuera el caso, resulta preocupante que el presidente no esté informado sobre sus funciones y facultades, y que además, no tenga un equipo de asesores que se lo informe.

Sin embargo, resulta aún más preocupante y peligroso para el país, si fuera el caso de que el presidente haya estado consciente de que no tiene posibilidades de dejar sin efecto una ley, y que aun así haya querido pasar por encima de la Constitución, quizá esperando pasar desapercibido ante los medios de comunicación y la sociedad civil.

Fuente de la imagen de portada: https://www.sopitas.com/noticias/amlo-memorandum-reforma-educativa-memo-cancelar-se-puede/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *