Por Yanet Méndez

La palabra neoliberal es algo que no se puede definir de manera uniforme. Desde académicos hasta intelectuales dicen que el neoliberalismo es la doctrina económica donde el Estado deja de solventar ayudas sociales y dejarlas al mercado, es decir, el Estado tiene poca interferencia en la economía. 

Sin embargo, este texto no es para discutir las definiciones y características. Adoptemos, por esta ocasión, el concepto de  “neoliberalismo” como aquello que la izquierda y AMLO critican con ahínco.

El presidente de la República se encarga de recordar que el cochinero que hay en el país es culpa de los 36 años de políticas neoliberales. 

Pero no sólo él lo dice, también aquellos que hacen propaganda a la 4T, pues se encargan de defender cada decisión y excusa del gobierno de México. Estos propagandistas, para desacreditar a quienes hacen críticas al gobierno, se dedican a  descalificar de acuerdo a la condición social del “oponente”. 

Regresando al tema, en el período neoliberal se concesionaron varios servicios que el Estado ofrecía a los ciudadanos «servicios pésimos, con corrupción y monopolios de Estado», por ejemplo el servicio de telefonía, los bancos, producción de papel, textiles, minería, entre otros. Después, con el Tratado de Libre Comercio (TLC), México se abrió al comercio internacional; es así como  hoy en México tenemos productos Apple, Microsoft, Xbox, Netflix, Amazon, AT&T, Walmart entre un sinfín de productos y servicios de origen extranjero.

Bien o mal (aunque más bien que mal), el neoliberalismo dio la apertura al libre comercio, ese que de vez en cuando AMLO defiende en sus discursos. 

Hoy la mayoría de los mexicanos usamos algún tipo de producto o servicio de los que se mencionan en el párrafo anterior. ¿En realidad queremos que el neoliberalismo desaparezca? ¿No sería  mejor aspirar a un modelo liberal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *